‘Ragnarok’: los dioses y gigantes del mundo actual

TEMPORADA 1

Netflix vuelve apostar por los adolescentes para dar vida a su nueva producción: ‘Ragnarok’. Creada por Adam Price y coproducida entre Noruega y Dinamarca, esta serie que se nos presenta como la fusión entre el mundo fantástico de los superhéroes y la denuncia social sobre temas de gran relevancia, como el cambio climático. Aunque, si esperas ver una serie puramente de acción y lo que estamos acostumbrados de superhéroes, ‘Ragnarok’ no va por ese camino.

Debido a la gran oferta seriéfila de los últimos tiempos, muchas producciones se suman a las grandes ventajas que ofrecen productos que se albergan en plataformas como Netflix. ‘Ragnarok’ no se queda atrás. En tan solo seis capítulos con una duración media de 40 o 45 minutos nos regala una primera temporada que parece acabar cuando empieza lo mejor. Y es que, aunque tengamos la sensación de que mientras la vemos no nos aporta nada, esta nueva serie tiene un “nosequé” que nos engancha. Pero, si vemos ‘Ragnarok’, precisamente no es que busquemos un porqué de las cosas.

Puede que la trama de los superhéroes, la historia del ya conocido Thor, se nos antoje muy quemada, pero la premisa de ‘Ragnarok’ tiene algo distinto. No se plantea como una serie plenamente de acción con grandes efectos especiales estallando a cada momento. La serie de Adam Price nos recuerda el enfrentamiento entre dioses y gigantes que nos cuenta la mitología nórdica, el fin del mundo, la batalla final, pero todo aplicado al tiempo que nos toca vivir. Un tiempo al que los profetas y las völvas se han adaptado.

La historia mitológica se encuentra totalmente actualizada y nos presenta dos tiempos paralelos: los conflictos del tiempo pasado y el presente que se vive. Todo ocurre en Edda (una ciudad ficticia pero que está basada en la ciudad noruega de Odda), que tiene su riqueza principal en la explotación minera de los más ricos de la ciudad: los Jutul.

El detonante estalla con la muerte de Isolda, la única amiga de Magne (un insípido David Stakston) tras su llegada a la ciudad junto a Lurits (Jonas Strand Gravli) y su madre. En este proceso de búsqueda de lo que realmente le ocurrió a su amiga y de autodescubrimiento sobre los cambios que está experimentando, Magne se enfrenta a un viaje donde descubrirá la naturaleza de los Jutul y a los que tendrá que derrotar de alguna manera para vengar a su amiga y destapar toda la corrupción de Edda.

De esta manera, se nos plantea algo más de un simple superhéroe que lucha contra los malos y que desarrolla una fuerza sobrenatural, entre otras habilidades. Magne no deja de ser un estudiante más que quiere destruir la corrupción a la que están sometidos todos los ciudadanos, que quiere cuidar su planeta sin tomarse las cosas a la ligera. Magne es un activista más que se enfrenta a una lucha contra la empresa líder en el lugar en el que vive. Esto es la lucha de siempre del bien contra el mal, mientras se nos va descubriendo al héroe que hay detrás de nuestro protagonista.

La serie empieza fuerte con la presentación de estos personajes siniestros en su planteamiento y con un conflicto que capta nuestra atención, pero tras los primeros capítulos se desinfla un poco. Aunque ‘Ragnarok’ podría explotar al máximo el recurso de la mitología en un desarrollo actual, no sabe aferrarse bien a su fuerte. Bien es cierto que, más allá de todo el tema mitológico, vemos una crítica social profunda donde se nos muestra la diferencia de las clases sociales, el control del poder y sus escalas de uso, la corrupción y el cambio climático.

La premisa de la que parte es bastante buena: dioses y gigantes enfrentados como en tiempos de antaño, pero en un contexto actual. Y ese es precisamente el problema de ‘Ragnarok’, intentar abarcarlo todo, pero sin llegar a hacerlo con éxito. Temas de gran relevancia se ven eclipsados por un entorno adolescente que limita el desarrollo de todo lo que nos puede llegar a interesar verdaderamente.

Lo más llamativo finalmente resulta las referencias que se hacen de Thor y Loki, pero planteados de una manera muy distinta lo que estamos acostumbrados a ver. Dos hermanos enfrentados por un trono pero, ahora, con otras preocupaciones adolescentes como: la adaptación a su nueva vida, la pérdida de su padre, hacer nuevos amigos, la aceptación… Un Loki, encarnado en el personaje de Laurits, que se sabe el no favorito de la familia y que se comporta como un rebelde que puede provocar y hacer lo que quiera. Magne y Laurits dos hermanos tan distintos como Thor y Loki.

En definitiva, ‘Ragnarok’ no es una serie puramente de superhéroes. Nos habla del bien y del mal a través de temas sociales como el abuso de poder o el cambio climático a través de la época de vikingos, dioses y gigantes. Resurge la mitología para hablarnos de un problema del hoy. Una forma, quizás efectiva si se plantease adecuadamente, de llegar a los más jóvenes y concienciar sobre el cuidado de nuestro entorno y la lucha de clases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s