‘El hoyo’: ¿cómo estás dispuesto a actuar en la escala social?

Netflix no podía continuar sin albergar en su plataforma una película como ‘El hoyo’, tan necesaria como incómoda que llega en el momento adecuado para hacernos reflexionar sobre la conducta humana, el consumismo, el egoísmo y la suerte del lugar al que perteneces: ¿eres de los de arriba o de los de abajo? No obstante, todo esto puede cambiar. Una película de Galder Gaztelu-Urrutia, donde debuta como director y, desde luego, se estrena por todo lo alto.

Aunque este thriller donde se mezcla la distopía con la ciencia ficción no tuvo su reconocimiento merecido en los Goya, sí que empezó muy fuerte en su llegada al mundo cinematográfico. Estrenado en el Festival Internacional de Cine de Toronto en septiembre del año pasado, llegó a Europa con presencia en el Festival de Sitges apenas un mes después, donde se estrenó por todo lo alto. Ganadora de cuatro galardones (Mejor Película, Mejor Director Revelación, Mejores Efectos Especiales y Premio del Público) en este festival que es de los más reconocidos de Europa, siendo el primero de cine fantástico del mundo, se convierte así en el primer largometraje español que gana el premio de Mejor Película en su historia.

‘El hoyo’ no puede llegar en mejor momento. La ópera prima de Gaztlu-Urrutia nos presenta una cárcel (o algo así) que se divide en infinitos niveles de manera vertical. En cada nivel encontramos dos personas que esperan la llegada de una plataforma con comida que parte del nivel 0.

Cuanto más abajo estés, menos comida recibirás porque los de arriban se habrán saciado con todo lo que haya llegado a su nivel. Así, queda en manos de las personas que habitan en los primeros niveles la decisión de qué hacer con la comida que les llega: acabar con ella, escupir, destrozarla cuando estén saciados, o comer solo lo necesario para compartir las raciones con los de abajo (¡oh, sorpresa! Esto nunca ocurre). Encontramos así una ferviente crítica al consumismo de la sociedad, al individualismo y a la sociedad de clases. El ser humano no deja de ser un animal insaciable.

Nuestro protagonista esta ocasión es Goreng (un fantástico y una escalofriante actuación que nos regala Iván Massagué), un tipo raro que ingresa voluntariamente en ‘El hoyo’ con un único objeto que el mismo ha elegido: ‘El Quijote’, de Cervantes. ¿Quién se lleva un libro a un lugar como este? Goreng es la esperanza humana, el mesías que puede cambiarlo todo, el resquicio del cambio que existe en todas las personas, aunque a veces obremos de forma errónea. Siempre podemos cambiar las cosas, está en nuestra mano.

La cruda realidad llega a nuestras pantallas para incomodarnos con una reflexión que no evita el disfraz de la metáfora para planteárnosla: la falta de humanidad y empatía con el prójimo. ‘El hoyo’ combina todas las fórmulas posibles para lograr un éxito en todo su esplendor, una duración no excesiva para un largometraje, una trama interesante, una crítica actual, una fotografía con elementos técnicos, maquillaje y efectos muy destacables, y unas interpretaciones muy por encima de la media. Todo un ejemplo de que el cine español puede dejarnos con la boca abierta al más puro estilo de ‘Cube’. Una producción que se plantea como algo pequeño pero que llega a conseguir grandes resultados.

Toda la fuerza recae en el guion, que se antoja como una fuerza sublime que se instala en nuestras pantallas para que vayamos mucho más allá. Pero, ¿cuál es el mensaje? El mensaje tanto para el protagonista de la película como para los espectadores ya nos lo adelanta Cervantes cuando Goreng lo lee por última vez: “el grande que fuera vicioso será vicioso grande, y el rico liberal será un ávaro mendigo. Que al poseedor de las riquezas no le hace dichoso tenerles, sino gastarlas. Y no el gastarlas como quiera, sino saberlas bien gastar”. Los ricos son ricos y los pobres son pobres y, por lo tanto, están por debajo de los ricos. ‘El hoyo’ es la escala social que vivimos y que parece que no haya manera de cambiarla, pero sí podemos cambiar nosotros mismos, que somos parte de esa escala. Pero, como se adelanta en la propia película, los cambios nunca surgen de manera espontánea.

Pese a la pequeña esperanza de cambio en la conducta humana que vemos encarnada en Goreng, también la película nos muestra la incapacidad humana para cambiar una situación cruel donde unos pocos se sacian y otros mueren (o se matan) de hambre. Sea como sea, ‘El hoyo’ solo es un reflejo de la sociedad, con sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Una sociedad donde prima, principalmente, el individualismo. No sirve de nada culpar al prójimo o “a los de arriba” porque el cambio empieza por nosotros mismos. Por eso, el mensaje que debe llegar a los de arriba, al nivel 0 donde recargan la comida, no puede ser una simple panacota inerte, debe ser otro ser humano, un ser humano todavía virtuoso: una niña.

La niña del último nivel es el mensaje, la esperanza, exista en la cabeza de Goreng o sea de verdad (qué más da). Un ser virtuoso representado en forma de niña que representa la esperanza futura, porque son los más jóvenes los que pueden empezar con un cambio en la sociedad. Todos los cambios empiezan desde abajo y, aunque puede resultar un discurso un poco manido, funciona.

Sea como sea, ‘El hoyo’ invita a la reflexión con un final abierto, donde nuestro protagonista intenta cambiar, muere en el intento, pero con un mensaje esperanzador. Lo que tenemos que llegar a plantearnos nosotros mismos es qué haríamos en esa situación. En una situación de suerte social, un día despiertas en un piso superior donde la comida no te falta y al mes siguiente estás en uno de los últimos pisos en la escala donde no tienes qué llevarte a la boca. Por eso, ‘El hoyo’ es una gran apuesta cinematográfica, porque es nuestra historia actual, es la crisis en la pantalla, la actuación humana, la reflexión individual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s