‘Locke & Key’: la llave de Netflix hacia el mundo fantástico de Key House

TEMPORADA 1

Ni si quiera hace dos meses de su estreno en Netflix y ya se ha confirmado la segunda temporada de ‘Locke & Key’, una serie sobrenatural que tiene su origen en la ilustración de los cómics de Gabriel Rodríguez y Joe Hill, uno de los hijos de Stehpen King. La serie estadounidense llegó a la plataforma el 7 de febrero siendo una creación de Aron Eli Coleite, Carlton Cuse y Meredith Averill. Conocidos por producciones como ‘Lost’ (Carlton Cuse) o la sonada ‘La maldición de Hill House’ (Meredith Averill), decidieron esta vez centrarse en una serie de misterio con importantes dosis fantásticas.

‘Locke & Key’ no lo ha tenido fácil hasta llegar a su estreno en Netflix, por eso ahora sorprende tanto a sus creadores la renovación, aunque con todo lo que han pasado se lo han ganado. La adaptación del cómic con el mismo nombre pasó por varios formatos antes de establecerse como la serie de ciencia ficción que podemos disfrutar. Se planteó la idea de convertir la adaptación en una saga cinematográfica, idea que fue rechazada en varias ocasiones. Entretanto, llegó la idea de convertirlo en una serie, aunque FOX o Hulu terminaron rechazando la idea de albergarla.

Finalmente, Netflix se convirtió en el salvador, pero con la condición de rediseñar ligeramente la serie. Su objetivo, y que antes no estaba tan presente, es que los niños fueran los protagonistas totales de la historia y algunas partes de la trama se dejaran para más adelante y quedaran como simples pinceladas (por ejemplo, la muerte de Randall). Se cambió la parte más terrorífica de la historia para que todo girase más en torno a la fantasía y la magia de las llaves y la concepción de los niños sobre ellas. La idea está bien porque se respeta su valor original, pero es cierto que pierde la oportunidad de haberse convertido en una producción mucho más tétrica y destacable.

La serie trata de la vida de una familia después del asesinato del padre. Tras este trágico episodio, la familia Locke intenta superar el incidente y se mudan a la vieja casa de la familia, Key House. Mientras Nina (Darby Stanchfield) intenta no recaer en su adicción a la bebida, sus hijos tendrán que adaptarse a su nueva vida. Una aventura que se tornará más fácil, pero también más oscura, conforme vayan descubriendo las inquietudes de su nuevo hogar y la historia que vivió su padre en esa casa con sus amigos siendo adolescentes.

La trama principal se defiende muy bien por el trío protagonista: los hermanos Locke. Connor Jessup interpreta a Tyler, el ahora cabeza de familia; Emilia Jones es Kinsey, la hermana mediana con grandes conflictos internos; y a Bode, el más pequeño, lo interpreta un extrovertido Jackson Robert Scott. Pese a que el elenco está a la altura del desarrollo de sus personajes, el guion no. Intenta abarcar un público mayoritario en vez de basarse en la franja específica si se hubiera respetado el horror sanguinolento del cómic original. La producción de Netflix se centra más en los dramas familiares y conflictos de los personajes para dar lugar a la fantasía y misterio que envuelve su nuevo hogar. En definitiva, pierde parte de su esencia por agradar a un rango de edad o a un público más amplio.

Netflix y sus creadores deberían haber tenido en cuenta que, aunque la idea de la adaptación centrándose más en la fantasía era buena premisa, los efectos especiales juegan entonces un papel fundamental. ‘Locke & Key’ no está mal realizada, para nada, pero los efectos especiales que requieren algunos poderes que tienen las llaves distan mucho de lo que deberían ser. Por ejemplo, la llave que te convierte en fantasma, el fuego creado con el ordenador… Por otro lado, hay otros efectos de las llaves que sí se resuelven de manera satisfactoria, como es el caso de la llave cabeza, entre otros.

Esto, junto al peso que tiene el drama familiar en el guion, aleja ‘Locke & Key’ del más puro terror para presentarnos una historia fantástica más amigable y convierte el producto en algo que ya hemos visto en otras ocasiones. No nos impacta, pero tampoco nos termina de defraudar. El final de la primera temporada es bastante predecible, aunque conociendo ya sus excesos, sus fallos y sus limitaciones, ‘Locke & Key’ puede llegar aún a sorprendernos en una segunda temporada mucho mejor elaborada.

Aunque puede ser un producto que llegue a decepcionar a los más aficionados al misterio y terror (y, sobre todo, a los conocedores de la historia original del cómic), la serie se disfruta sin ningún problema y de manera más que satisfactoria. El peso de las llaves y el misterio que envuelve Key House se posicionan como los elementos potenciadores del relato que nos empuja a engancharnos para ir descubriendo qué llaves hay y de qué tipo son y convertirnos, en cierto modo, nosotros también en los Guardianes de las llaves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s