‘El declive’: ¿cómo sobrevivir a nosotros mismos?

En plena pandemia mundial y seguimos sin dejar de ver películas sobre ¿el fin del mundo? Netflix estrena ‘El declive’, un thriller de supervivencia que nos avisa de que lo peor aún está por llegar y mejor que nos pille preparados. Esta nueva producción llega en el momento adecuado para enseñarnos la peor cara del ser humano y lo que podemos llegar a provocar si no miramos más allá de nosotros mismos. Su director, Patrice Laliberté, nos regala los mejores paisajes de Canadá y explota al máximo la trama a través de la interpretación de sus personajes y giros del guion.

Lejos de parecer otra película con mensaje ecológico sobre el calentamiento global, nos muestra lo peligrosa que puede ser la propia naturaleza humana. Nos situamos ante una situación donde la supervivencia juega un papel muy importante en el día a día de los habitantes de Quebec. El calentamiento global y el deshielo de los polos acecha y pronto la Tierra cambiará tal y como la conocemos. Las personas se preparan para sobrevivir ante cualquier catástrofe natural que pueda ocurrir, tal y como se nos pone en situación al inicio de la película. Aunque sus personajes siempre hablan de algo más, no solo se preparan para una catástrofe natural, igualmente se hacen referencias a posibles hecatombes sociales, económicas o, incluso, políticas.

Cuando todo parece empujarnos ante una catástrofe natural, el enfoque de la película cambia. No habla en primer término de los desastres naturales o de la propia naturaleza y lo que en ella se puede desencadenar, ‘El declive’ se centra en el individualismo de cada persona y el papel que juegan los ideales de uno mismo. Aunque en el largometraje de Patrice Laliberté, la naturaleza canadiense y sus paisajes cobran tanta importancia en la narración que parecen ser un personaje más. Lo que principalmente se representa en ‘El declive’ es el poder que tiene la desinformación y el uso sin filtros de Internet.

En plena situación de crisis, como se puede ver en la actualidad, las personas nos volvemos más susceptibles frente a cualquier tipo de información, por eso es tan importante contrastar todo lo que podamos y no dejarnos llevar por bulos o cadenas de información que, normalmente, suelen ser falsos y solo se viraliza para provocar el miedo o el control sobre la población. ‘El declive’ nos muestra a un Youtuber, Alain (Réal Bossé), un fanático de la supervivencia que utiliza sus vídeos para difundir técnicas de supervivencia, algo que los habitantes canadienses creen que necesitan conocer a fondo. Los seguidores de este Youtuber no lo cuestionan y siguen sus indicaciones. Todo vale.

Alain organiza una especie de campamento donde ofrecerá sus enseñanzas propias a seis afortunados participantes. Todo parece estar indicado para aprender a sobrevivir a la naturaleza o a cualquier tipo de catástrofe que pueda ocurrir, pero un accidente con uno de los participantes en pleno campo de batalla pondrá en entredicho todo lo referente al entrenamiento y tendrán que aprender a sobrevivir de ellos mismos por sí solos.

En su comienzo, ‘El declive’ parece ofrecernos un discurso moralista sobre el papel que juega el ser humano en el deterioro del planeta, pero es capaz de ofrecernos los suficientes giros narrativos para convertirse en el más puro thriller de acción. Una acción que nos acompaña durante la mayor parte del filme. Un inicio que tampoco se anda con tapujos y directamente nos introduce la situación que viven nuestros personajes y para lo que se están preparando para, seguidamente, pasar a la acción y al suspense.

Algo que consigue sorprendernos es el cambio de personaje principal prácticamente cuando ya llevamos vistos dos tercios de la película. Desde el principio, el eje que ha conducido la aventura ha sido el personaje de Sebastien (Guillaume Laurin), pero un giro dramáticamente sorprendente consigue que la acción principal esté dirigida en su desenlace por el personaje de Rachel (Marie-Evelyne Lessard). El cambio del conductor de la acción, del tratado como “héroe”, es algo a lo que no estamos acostumbrados, sobre todo cuando ya nos acercamos al final de la historia.

Durante el desarrollo de ‘El declive’, los personajes se colocan como meros sujetos que suscitan la acción que desata la locura. Aunque principalmente, en el inicio de la aventura, centramos la atención en los seis participantes y Alain, que organiza el campamento, la acción rápidamente da un vuelco para que únicamente nos centremos en cuatro, pero reduciendo la trama de huida a dos personajes. Si el espectador logra empatizar con alguien, en todo caso es con Sebastien, ya que es la cara visible y nuestro conductor desde que comienza la película y conocemos a su familia.  Sin embargo, la acción es tan rápida que tampoco permite que centres tu atención en alguien particularmente, solo intentas distinguir todo el rato al bueno y al malo y, ¿de verdad se puede distinguir? La supervivencia se torna más difícil si el enemigo somos nosotros mismos.

‘El declive’ podría plantear ideas muy interesantes, el problema es que solo se quedan en su planteamiento para pasar a una acción sin límite. No ofrece nada bueno, pero sí un rato agradable de desenfreno y suspense. Puro entretenimiento recogido en apenas hora y veinte de metraje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s