‘La otra Missy’: una comedia grosera a la que le falta Adam Sandler

Netflix sigue engrosando su catálogo de comedias y a mediados de mayo estrenó ‘La otra Missy’ (‘The wrong Missy’), una producción de Happy Madison Productions, la productora de Adam Sandler. Bajo la dirección de Tyler Spindel, esta vez la nueva comedia de Netflix no llega a cautivarnos al completo. Eso sí, a falta de Adam Sandler, Tyler Spindel repite con David Spade (‘Niños grandes’) como su protagonista después de haber coincidido en ‘El padre del año’.

Lo cierto es que la productora de Adam Sandler (‘Diamantes en bruto’) ha sido bastante criticada por la mayoría de las comedias que ha llevado a cabo, comedias que en Netflix han encontrado su nicho y funcionan. Sin embargo, el aliciente principal para que este tipo de comedias solía ser la presencia de Adam Sandler en pantalla, algo que en ‘La otra Missy’ no ocurre. La película cuenta al frente con David Spade, compañero conocido de Sandler, y que encuentra a su compañera ideal para soportar el peso del filme: Lauren Lapkus, ya conocida en Netflix por interpretar a Susan Fischer en ‘Orange is the new black’.

El guion, de Kevin Barnett y Chris Pappas, nos introduce en la vida de Tim Morris (David Spade) que tras una ruptura amorosa decide tener una cita a ciegas. Es en esa cita cuando conoce a la alocada y extravagante Missy (Lauren Lapkus), pero el encuentro resulta fallido y Tim decide romper el contacto. Hasta que un día conoce a otra Missy y queda prendado de ella. Pero sus planes se verán truncados en un error de comunicación SMS, donde invitará a la Missy errónea a un encuentro paradisíaco que organiza la empresa en la que trabaja.

Barnett y Pappas nos plantean así un guion con giros demasiado manidos y mal construidos donde la mayoría de las cosas se suceden sin sentido, albergando algunas escenas bochornosas y conduciéndonos a través de un desarrollo muy predecible. Aunque las comedias de Happy Madison Productions no pretenden más que ayudarnos a olvidar la realidad que estemos viviendo mientras nos cautiva con destinos paradisíacos y algún que otro guiño. Y eso es lo positivo de sus producciones que, a falta de Adam Sandler en la trama (aunque sí la aparición de sus hijas), tenemos su recurrencia cómica y estética que adormece nuestro cerebro y nos traslada a sus películas. Aunque ‘La otra Missy’ no lo consigue del todo.

El resultado final es una comedia grosera, de incorrecciones y contrastes, donde la espontaneidad de la Missy extravagante choca con la rutinaria y aburrida vida de Tim. Y si algo se lleva la palma en la película es la propia Lauren Lapkus, que con su carisma nos recuerda a Jim Carrey en sus tiempos mozos. Su personaje trata de romper las falsas apariencias de las que se rodea Tim y la empresa en la que trabaja.

Una comedia que, no siendo de las mejores producciones de Happy Madison Productions, sirve para desconectar un rato, aunque la trama no consiga envolverte completamente y cueste arrancarte alguna que otra carcajada. Pero que merece la pena por la pareja protagonista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s