‘Space Force’: la arriesgada y fallida propuesta cómica de Netflix

TEMPORADA 1

‘Space Force’ es la nueva comedia de Netflix donde los creadores no son nada más y nada menos que los aclamados Greg Daniels y Steve Carell. Pero el título que da nombre a la serie no solo está unido a la ficción. A finales de 2019, Donald Trump decidió crear la Fuerza Espacial, una nueva área dentro de la Fuerza Aérea del Ejército de Estados Unidos. Y de esta premisa nace la serie de Daniels y Carell, una sátira prometedora sobre el gobierno estadounidense, su incompetencia y lo absurdo de esta rama que, sin embargo, sus creadores no saben explotar debidamente.

Mark R. Naird (interpretado por Steve Carell) es un condecorado piloto que sueña con dirigir algún día las Fuerzas Aérea estadounidenses. Y nada más lejos de la realidad termina liderando la nueva rama creada por el presidente de los Estados Unidos: la Fuerza Espacial. Cambiando todos sus planes y su residencia por un traslado a una base remota en Colorado, donde será el encargado de dirigir la operación de la vuelta del hombre a la Luna, comenzando así una disputa con otros países por el dominio espacial.

Las expectativas de la vuelta al ruedo de Daniels y Carell en compañía han conseguido que los espectadores den una oportunidad a ‘Space Force’, y esto ha dejado un mal sabor de boca. Quizás, y no es de extrañar, las expectativas eran demasiado altas, y esto no quiere decir que la serie sea mala, solo que es impropia de sus creadores.

La temporada puede disfrutarse sin ningún problema, la cuestión es que mientras ves el contenido, e incluso una vez acabado, cuesta categorizar la serie. No se entiende bien qué tipo de historia pretende contar o qué tipo de comedia aspira. Aunque la mayoría de sus tramos la trama se apoya en un humor absurdo y desproporcionado, no quiere decir que no tenga grandes momentos como los números musicales, una diversión disparatada pero que entretiene.

Todo ello conlleva que el espectador espere mucho más de una comedia con el mismo patrón que ‘The Office’ y con un relato que desafía al gobierno estadounidense. No es que esperemos más porque deseemos ver una segunda temporada, es que el espectador necesita algo más de Greg Daniels o de Steve Carell porque no nos tienen acostumbrados a algo tan flojo. Cierto es que Greg Daniels sabe dar un giro a sus creaciones a partir de su segunda temporada, como ya ocurrió en la memorable ‘The Office’, aunque con su último estreno ‘Upload’ en Amazon Prime parecía haber aprendido a que las series pudieran funcionar desde su episodio piloto. Por desgracia, no ha sido así.

‘Space Force’ apuesta todo su valor en sus caras más visibles: Steve Carell y John Malkovich. La serie confía demasiado en que la premisa de la creación de la Fuerza Espacial por Donald Trump, seguido del trabajo en conjunto de Daniels y Carrell y el enfrentamiento entre el protagonista y su antagonista, conseguirían que la primera temporada funcionara a simple vista. Y de tanto confiar se olvida de lo verdaderamente importante en esta nueva producción de Netflix, el trabajo sobre un guion cómico que defina el estilo que esta “comedia” quiere tomar. Los diálogos, en su mayoría, son absurdos y no parecen estar bien trabajados.

‘Space Force’ se abre muchos frentes, ya que se nos presentan tópicos como la globalización, el uso de las redes sociales en los políticos y su imagen pública, la importancia de la inversión en la ciencia, la experimentación con animales, la estructura (o desestructura) familiar, la rivalidad y el orgullo entre países, la gestión de Trump, el uso de las armas y la confrontación con China y Rusia… Temas en los que no llega a profundizar. El mal planteamiento de su guion permite dar unas ciertas pinceladas críticas sobre aspectos que resultan muy interesantes pero que no llegan a explotarse, se intenta abarcar mucho con el resultado de una muestra muy pobre.

A esto hay que sumarle el desaprovechadísimo uso que hacen de un casting que podría llegar a ser impecable en una propuesta mejor planteada. Circulan personajes interpretados por Ben Schwartz, Diana Silvers, Jimmy O. Yang, Tawny Newsome o Lisa Kudrow, entre otros muchos, siendo esta última de la que más se malgasta su talento cómico.

Sin embargo, gracias a sus episodios de media hora, al más puro estilo de la sitcom americana pero sin llegar a categorizarse en este género. La duración de sus capítulos, y que apenas la primera temporada se compone de diez episodios, ayuda a que termines de verla. Nos dejan con un final abierto que nos adelanta la intención de una segunda temporada, aunque todavía no hay confirmación. ¿Deberíamos darle una segunda oportunidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s