‘Califato’: el fanatismo religioso contado en forma de thriller

TEMPORADA 1

Continuando en la misma línea que la crítica de la serie anterior, ahora se nos presenta un tema que se antoja más cercano y conocido que lo abordado en ‘Unorthodox’, pero que aún nos quedan muchas cosas que descubrir. Así se mueve ‘Califato’ (‘Kalifat’), el nuevo thriller dramático que aloja Netflix y que, más allá de tratar el tema del terrorismo islámico, nos revela cómo el Estado Islámico es capaz de conseguir adeptos en los países occidentales, cuál es su manera de proceder y cómo se radicalizan estas personas.

Una producción creada por Wilhelm Behrman y Nickolas Reckström que cuenta con la mano del director bosnio Goran Kapetanovic para introducirnos en una narración asfixiante con cinco mujeres protagonistas. Rodada entre Estocolmo y Jordania y con una puesta en escena que, a veces, da escalofríos, las tramas se entrelazan de tal manera que queda al descubierto el contraste entre la actuación de los fieles del Estado Islámico en Suecia y la vida de los integrantes del grupo terrorista en Raqqa.

Todo se nos pone en contexto gracias a las historias de las cinco protagonistas que, si bien no todas tienen un protagonismo tangible desde el comienzo de la serie, todas acaban siendo claves en el transcurso de sus tramas. En Raqqa nos encontramos con una musulmana sueca que, engañada como muchas otras jóvenes, se entregó al ISIS con su novio. Pervin (Gizem Erdogan) vive con su ya esposo, el talibán Husam El Kaddouri (Amed Bozan), y la hija en común de ambos. Tras la muerte de su única amiga allí y, gracias a que esta le deja un móvil (que está prohibido), termina de abrir los ojos y pide ayuda para abandonar ese lugar de pesadilla y volver a su vida de antes.

Esto le lleva a conocer a Fátima (Aliette Opheim), una agente de policía que intentará ayudarla a cambio de que le facilite información sobre la futura actuación del Daesh en Suecia. Mientras, Fátima coordinará por su propia cuenta una minuciosa investigación en su ciudad conforme a la información que le va adelantando Pervin. De igual manera, en Estocolmo somos cómplices de la red de captación que lleva a cabo este grupo terrorista acercándose a personas con carencias emocionales o con la necesidad de que alguien les considere importantes. Es el caso de Sulle (Nora Rios), Kerima (Amanda Sohrabi) y Lisha (Yussra El Abdouni) que, siendo ajenas a todo el mundo musulmán, se irán acercando a su lado más extremo normalizando algunas actuaciones y creyendo encarecidamente en la obra del ISIS.

Toda esta narración del sistema de captación de nuevos fieles al grupo terrorista y de exaltación del fanatismo religioso, junto a la persecución y lucha de una mujer por salir de un lugar en el que nunca debería de haber entrado, es contado en forma de thriller dramático y de suspense. El acercamiento que tiene la serie al adoctrinamiento ideológico de adolescentes es de lo más interesante y se vuelve más llamativo con su montaje asfixiante y con la clara evolución de los personajes. Descubrimos a su vez el perfil en el que se fijan estos embaucadores para arrastrar a nuevas personas dentro de su comunidad: inmigrantes musulmanes o inadaptados sociales que no se sienten atraídos ni integrados culturalmente a su lugar de origen.

Con el objetivo de cambiar su vida y con ideas que les inculcan que atraen hasta al más apóstata, todas ellas adecuadas al perfil de cada persona, acaba traduciéndose en un acercamiento radical al Islam, porque allí creen encontrar su sitio. Todos los perfiles tienen algo en común: son el ideal perfecto donde cultivar la incitación al odio, criar el germen que una vez que empieza a crecer, no para.

‘Califato’ no hace un análisis exhaustivo del funcionamiento de tal red terrorista, sino que envuelve un tema que nos resulta más desconocido e inexplicable: ¿cómo llegan los jóvenes ajenos a estos mundos a ser fervientes seguidores del Daesh? A través de un falso paraíso, logran controlar la vida y la cabeza de muchas personas que se entregan en cuerpo y alma a una causa inexistente. Desde luego, saben como hacerlo. Y el problema es que el sistema educativo no sabe detectar a tiempo los casos de exclusión social que pueden sufrir sus alumnos y en todo lo que esto puede derivar. Igual que hay muchos sistemas familiares desestructurados cuyos progenitores no logran transmitir a sus descendientes unos valores, una conciencia propia, una buena autoestima y la capacidad de decidir por uno mismo.

Las interpretaciones están todas a una altura sublime en una serie donde no paran de desfilar personajes que nos cautivan de alguna manera. Sin duda, nuestra heroína, el personaje con el que logramos empatizar plenamente es el de Pervin, interpretada enormemente por Gizem Erdogan, que saca fuerzas de flaquezas enfrentándose en cada episodio a un problema nuevo. Una mujer que se integró en el Estado Islámico engañada y que, una vez dentro y conociendo la vida, quiere volver a su vida de antes de cualquier manera posible y que, como madre, por nada del mundo quiere que su hija se críe en un ambiente de odio, miedo y muerte. En contraposición a Pervin tenemos a Aliette Opheim que interpreta a Fátima, cuyo personaje, aunque es benévolo, no logra simpatizar con el espectador. Durante todo el relato mantiene una actitud manipuladora con Pervin, tensando la cuerda hasta puntos infinitos y prometiéndole un rescate constantemente a cambio de más y más información sobre los atentados en Suecia.

Los demás personajes resultan convincentes en un escenario tan difícil de retratar, algo que termina cautivándonos y jugando un papel muy importante en la narración. Aunque técnicamente, ‘Califato’ es de lo más correcta, la serie cuenta con un elenco y una forma de contar algo real en la ficción que consigue mantener intacta la atención del espectador en sus ocho capítulos. Con grandes momentos de intriga y suspense y una sensación final agridulce, la serie nos hace reflexionar sobre lo que ocurre a nuestras espaldas y, a veces, de manera imperceptible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s