‘Drama’: el Carpe diem de los jóvenes sin un futuro al que aferrarse

PRIMERA TEMPORADA

Playz sigue apostando por un target joven al que dirigir las ficciones de su plataforma de RTVE. Su última apuesta es una producción de El Terrat y recibe el título de ‘Drama’, la nueva creación de Dani Amor que se nos antoja cercana y que el director ha sabido otorgarle el humor necesario para abordar temas cotidianos a los que nos enfrentamos en nuestro día a día, ya sea de forma figurada en una conversación o porque los vivamos en primera persona.

Con el realismo que le aporta el bilingüismo a la serie, ambientada en Barcelona y rodada en catalán y castellano, ‘Drama’ cuenta la historia de África (una estupendísima Elisabet Casanovas que ya conocemos de su papel en ‘Merlí’), una millenial que vive el día a día y que nunca se ha parado en pensar sus consecuencias. Con la problemática que tienen muchos jóvenes, con un futuro turbio en el que prefieren no pensar, África se verá obligada a madurar mientras se enfrenta a los recuerdos sobre de quién podría haberse quedado embarazada.

La trama no gira entorno a decidir qué hacer con su embarazo, la protagonista tiene la decisión bastante clara. La serie se centra en el cambio que este acontecimiento supone en la vida de África, haciendo que se enfrente a situaciones y a la toma de decisiones de las que siempre había huido. Un cara a cara de quien no quiere decidir y la vida que te obliga a hacerlo. Y todo esto lo hará acompañada de sus dos compañeros de piso Júlia Bonjoch (‘El día de mañana’) y Artur Busquets (‘La Tribu’, ‘Estoy vivo’) que aportan verosimilitud y naturalidad a este guion tan canalla.

A través de un humor gamberro se abordan temas como la inestabilidad emocional de los jóvenes, su situación precaria, sin grandes planes de futuro y con muchas decisiones a las que enfrentarse en su vida, avanzar sin ver salidas, sin tener oportunidades. Bajo una dirección que nos resulta familiar, a cargo de Ginesta Guindal que también participó en la dirección de series como ‘Vida perfecta’ o ‘El vecino’, ‘Drama’ contiene cierta mirada feminista que retrata la figura de la mujer sin estereotipos, con sus más y con sus menos, con nuestras dudas, virtudes, defectos.

Seis capítulos de menos de 25 minutos que están bien construidos y con la dosis suficiente de humor para adentrarnos en el drama de muchos jóvenes, tratando temas referentes al sexo, alzhéimer, familias desestructuradas o la precariedad laboral con un tono desenfadado. Con una enseñanza útil como puede ser el no pasar de puntillas por nuestra vida o los problemas que generemos o pretender que los demás hagan lo que queremos evitando así hacerlo nosotros mismos, se echa en falta una mirada de preocupación hacia el sexo no seguro.

Se pasa muy por encima el problema principal al que se enfrenta la protagonista. Esta embarazada sí, y eso supone que ha mantenido relaciones sexuales con otras personas sin precaución, ni ella, ni ellos.  Todo ello conlleva diferentes consecuencias, una de ellas es sobre la que se pone el foco: un embarazo no deseado. Pero no hay apenas referencias suficientes a las ETS. La instrucción sobre la libertad sexual está muy bien y es necesaria, pero de igual manera necesitamos una referencia con peso sobre el sexo seguro.

A su favor, es necesario recalcar que no es una serie instructiva ni mucho menos. Solo trata de acercar, a través de toques cómicos, una realidad afín a muchos jóvenes. Aunque por su metraje, no se puede profundizar a gran escala en ellos, y el género de la serie tampoco lo permite, es muy interesante cómo se representa el drama que vive África. Y la evolución que tiene el personaje, capaz de dejar parte del egocentrismo que todos los jóvenes tenemos a un lado y avanzar, ¿hacia dónde? Quién sabe. Ninguno lo sabemos. Y esta es la esencia de ‘Drama’. No trata de dar lecciones, solo expone.

Lo más crudo que muestra la serie es el momento en el que África se enfrenta sola al aborto. ¿Dónde están los responsables? Aunque la comedia no se abandona en la serie, y no se pretende represaliar a nadie por sus decisiones ni mucho menos juzgar, se muestra la realidad. Nadie quiere asumir una responsabilidad que siente que no le corresponde, pero a quien si le corresponde siempre es a la mujer porque sí o sí será quien lleve dentro algo que no desea y, si no lo desea, que reaccione, ¿no? Muy triste esta realidad que se trata con delicadeza y dejando que el espectador lo asuma por su propia cuenta.

En cuanto a las actuaciones, se nota tanto la complicidad que parece una serie echa entre amigos. La naturalidad de los tres compañeros de piso, la introducción de personajes de paso y la explosión de emociones capaz de representar a la perfección Elisabet Casanovas acercan a un espectador joven al grupo. Qué bonita la pluralidad de lenguas que tiene España y las ficciones capaces de explotar este recurso al máximo, aportando mayor naturalidad a la puesta en escena y haciéndonos disfrutar de lo más enriquecedor que tiene este país.

Con un presupuesto muy ajustado, Dani Amor consigue regalarnos una de las mejores entregas que hasta ahora se alberga en Playz. Una pena que la televisión pública no haya explotado esta producción al máximo para darle la visibilidad que se merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s