‘Curon’: no sabe mantener el misterio que prometía

TEMPORADA 1

Netflix no para de engrosar su catálogo, aunque no siempre le sale bien la jugada o nos merece la pena a los espectadores. La última decepción es ‘Curon’, una producción italiana que intenta jugar con el suspense y el terror paranormal. Intentando seguir la misma estela que ‘Marianne’, en cuanto al ambiente terrorífico e intrigante de un pueblo, y las pautas de ‘Dark’ en ciencia ficción, ‘Curon’ no llega a acercarse ni a una ni a otra, series con las que solo logra compartir su producción de Netflix.

Con el comienzo de una pesadilla, que no logramos identificar si es real o simplemente un mal sueño, la trama principal nos sitúa diecisiete años después de esa noche que ahonda en la cabeza de Anna (Gilli Messer). Una mujer que, junto a sus hijos, decide regresar a su pueblo natal Curon. Es en este lugar donde las pesadillas de cada uno comenzarán a volverse reales en un ambiente oscuro y rodeado de leyendas.

Creada por Ezio Abbate, Ivano Fachin, Giovanni Galassi y Tommaso Matano, se une a la dirección Fabio Mollo y Lyda Patitucci que nos muestran una primera temporada basada en el misterio que envuelve a los doppelgängers. Casi como una imitación que intenta acercarse a la idea de Jordan Pelee en ‘Nosotros’, pero con un resultado también fallido.

Incapaz de presentarnos una trama a la que engancharnos y devorar desde su primer episodio, el gancho lo dejan para más adelante y nos quedamos con un sabor agridulce tras su comienzo. Un primer capítulo donde se nos presentan a los personajes sin un conflicto que nos llame la atención y donde la cámara se mueve entre los pasajes de un pueblo italiano que, sin saberlo aún, convierte el campanario y su leyenda en lo más interesante de la serie.

Su planteamiento inicial queda relegado a un segundo plano cuando comienzan a introducir subtramas que poco nos importan. Pasa de ser una serie de terror (o que al menos lo pretende) a convertirse en una serie juvenil con problemas y relaciones de instituto. Por intentar abarcar un mayor público posible, ‘Curon’ se desvía de su esencia y termina convirtiéndose en una serie densa para los amantes del suspense.

Pierde la oportunidad de jugar con la estética que brinda a la fotografía el propio pueblo italiano. Los planos abiertos que muestran el espacio y la puesta en escena casi siempre en espacios abiertos inspiran un misterio y una intriga que no llegamos a alcanzar por el desarrollo de sus personajes. Se convierte así en una entrega más comercial de lo que se preveía, con interpretaciones que entorpecen el transcurso del enredo dramático.

Una serie monótona a la que flaco favor le hace una banda sonora que no acompaña a la acción, una narración inconexa y donde pronto pierdes el interés. Elementos como la aparición de los doppelgänger que están cansados del comportamiento reprimido de las personas o el misterio sobre la ocupación nazi demuestran que los creadores de ‘Curon’ tenían hilos suficientes de los que tirar y conseguir una entrega muy por encima de lo obtenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s